CITAS CLÍNICA: +34 954 732 120 o 954 991 051

  • Llevo 38 años dedicado a resolver problemas sexuales en ambos sexos y me sigue llamando la atención un hecho que poco o nada tiene que ver con la realidad.
  • Muchas mujeres cuando su pareja padece un gatillazo lo primero que suelen pensar es “yo no le gusto”, en segundo lugar surge el pensamiento de “tiene a otra por ahí” y por último el pensamiento de “¿se estará volviendo homosexual?”

Bastantes hombres padecen de disfunción eréctil y la mayoría de nosotros sufrimos alguna vez lo que se llama un “gatillazo”, esto no es una disfunción, sino que es algo normal en la vida sexual de cualquier persona sana y sin problemas sexuales. Un día sin que haya un motivo real el hombre no consigue que su pene responda al estímulo, este mismo estímulo ayer si tenía respuesta, pero sin saber cómo ni por qué hoy no hay erección.

El hombre se lo suele tomar muy mal, con bastante angustia y no es infrecuente que tras un episodio así comience a preocuparse por sus capacidades y acabe haciendo una autentica disfunción eréctil por ansiedad de ejecución. Es la disfunción que más frecuentemente aparece en la consulta. Admitimos que cualquier órgano puede fallar un día o un momento, pero el pene parece que ha de ser siempre de funcionamiento automático.

Pareja disgustada y sin comunicación

Pero hoy me quiero referir a como se lo toma la pareja, ellas también se lo toman con bastante angustia y tienden a personalizar el problema, es decir asumen la culpa de lo que les ocurre a ellos o comienzan a sospechar que algo no va bien.

En estos años de experiencia he podido observar como se repiten las mismas dudas en casi todas las mujeres a las que le ocurre esto y casi con la misma estructura mental.

  • Lo primero que suelen pensar es “yo no le gusto”, en segundo lugar surge el pensamiento de “tiene a otra por ahí” y por último el pensamiento de “¿se estará volviendo homosexual?”

Expliquemos esto. Los hombres no pueden controlar la erección de su pene, este pertenece al Sistema autónomo del sistema nervioso y depende de muchos factores orgánicos, mentales, sociales, (Puedes leer sobre esto en este artículo) etc… lo más habitual es que si el hombre está preocupado o nervioso frente a la mujer puede perder la erección por la misma ansiedad que le produce. Hombres sufriendo por dar la talla

En contra de la primera idea “Yo no le gusto” está el hecho de que la mayoría de ellos dicen justo lo contrario, me gusta demasiado, o me preocupaba mi inexperiencia, estoy enamorado por primera vez de una chica, etc… En realidad, es el querer quedar bien lo que le produce la ansiedad, lee este artículo:  Ansiedad y disfunciones sexuales en ambos sexos

En segundo lugar el pensamiento de “tiene otra por ahí”. Es cierto que jamás he puesto la mano en el fuego por nadie, pero esto se suele dar con poca frecuencia en el mundo real y en mi consulta, mucho en las telenovelas o en las fantasías.  Un detalle es que muchos hombres cuando mantienen relaciones fuera de su pareja les suele aumentar el deseo sexual y tienden a “funcionar” con su pareja casi mejor que antes de esto.

Y en último lugar, si bien es cierto que hace décadas muchos hombres homosexuales se casaban con mujeres para ocultarse de la sociedad que les negaba su orientación, hoy día, afortunadamente, esto no se da o se da muy poco. Distinto serían los hombres bisexuales, que mantienen sexo con ambos géneros. Y por ultimo desmitificar la idea de se ha podico convertir en homosexual de golpe. El homosexual sea hombre o mujer, nace con su orientación y morirá con ella, nadie va cambiando de orientación a lo largo de su vida. Aunque a mantener esto último contribuyen los “experimentadores”, personas que en su personalidad hay una marcada tendencia a experimentar de todo lo que se les pone al alcance. Esta tendencia no los hace homosexuales.

  • Si estás sufriendo con estas ideas o alguna propia no dudes en consultarnos, te aclararemos lo que sucede y te ayudaremos a entender y resolver tu problema. Pide cita aquí.